El Palacio de Carvajal en Cáceres

Palacio de Carvajal

Patio del Palacio de Carvajal

Leo hoy en la prensa local cacereña que a partir del próximo mes de marzo comenzarán a realizarse visitas guiadas al Palacio de Carvajal de la ciudad extremeña. Me alegro bastante de esta noticia ya que este edificio, si bien no es uno de los más llamativos del centro histórico de Cáceres, sí que es uno de los que históricamente tengo ganas de conocer más en profundidad.

Este palacio de estilo gótico y renacentista perteneció a la familia de los Carvajal, quienes lo construyeron a finales del siglo XV, precisamente cuando llegaron a la ciudad procedentes de Plasencia, junto a la Concatedral de Santa María. En la actualidad es la sede del Patronato para la Promoción del Turismo y la Artesanía de la provincia de Cáceres.

La fachada es sencilla, típica de los palacios cacereños, con un arco de medio punto coronando la entrada, el escudo de la familia en el interior de un marco y un balcón en la esquina. Al lado del palacio se levanta una torre redonda, erigida sobre una ya anterior, posiblemente el primer elemento que construyeron los Carvajal al llegar a la ciudad.

Ibahernando, pequeña excursión en Cáceres

Ibahernando

Recuerdo que en un pequeño viaje barato por tierras extremeñas llevé conmigo el libro “Soldados de Salamina”. Siempre procuro acompañarme de una buena lectura cuando voy de ruta, para así hacer más amena la espera de llegar a los destinos señalados. Además, como sucedió en esta ocasión, los libros siempre te deparan algunas sorpresas.

Precisamente quería compartir con vosotros aquí en livingspain.es la que me tocó vivir. “Soldados de Salamina” fue el libro que nos dio a conocer al escritor Javier Cercas. Estando en un hotel de Trujillo el recepcionista, al ver mi libro, se acercó y me dijo:

– ¿Sabía usted que Javier Cercas es extremeño, de un pueblo que está aquí al lado, apenas a 15 kilómetros?

– No – le respondí – no lo sabía…

Hervás y su Judería en Cáceres

Hervas

En el siglo XII la Orden de los Templarios construyen una pequeña ermita y un castillo junto al río Santihervás. Poco a poco fue asentándose a su alrededor un pequeño núcleo de población, comenzando a formarse lo que hoy es la Muy Leal e Ilustre Villa de Hervás, uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cáceres.

Esta pequeña población se encuentra al norte del territorio cacereño, muy cerquita ya de la provincia de Ávila. Un lugar estupendo para pasar unas vacaciones baratas en cualquier época del año, aunque os recomiendo especialmente el otoño o la primavera, ya que las temperaturas son algo extremas en invierno y en verano.

De Hervás es famosa principalmente la judería, que tiene su origen en el siglo XV. En este siglo fueron llegando a Hervás numerosas familias judías, quienes crearon un laberinto de calles y callejuelas empedradas, que hoy son el símbolo y la zona más turística del pueblo.

Las Villuercas, comarca en tierras de Cáceres

Las Villuercas

La comarca cacereña de Las Villuercas tiene una gran importancia ecológica. Bosques de encinas, alcornoques, robles, alisos y fresnos se dibujan en sus valles. En otoño los castaños le dan un color particular, una sensación al mismo tiempo de belleza y de nostalgia que difícilmente se puede igualar.

Esta comarca está situada a poco más de cien kilómetros al este de Cáceres. Su capital es Guadalupe, conocida sobre todo por su monasterio, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Precisamente desde aquí se pueden organizar numerosas excursiones y rutas de senderismo por la comarca. Se puede recorrer tanto a pie como en bicicleta, de ahí que si queréis elegir algún modelo de bicicleta para estas rutas podéis echar un ojo aquí para ver cuál es la que más os gusta.

Sin ir más lejos hay una Vía Verde que atraviesa la comarca, la de Vegas del Guadiana-Villuercas, que se puede recorrer perfectamente en bicicleta. Tiene unos 50 kilómetros de longitud y va desde Villanueva de la Serena a Logrosán, atravesando otros pequeños pueblos como Rena, El Torviscal, Palazuelo y Madrigalejo, así como Zonas de Especial Protección para las Aves.

Actividades al aire libre en Las Hurdes

Las Hurdes

Como filólogo me sorprendió oír en algunos pequeños rincones de la comarca de Las Hurdes que se hablara la fala, un dialecto derivado del galaico portugués. Son tantos los tesoros de toda índole que encierra este espacio extremeño, que resulta de visita imprescindible para cualquier viajero que se precie.

Las Hurdes se encuentra en la provincia de Cáceres, lindando ya con Salamanca. La belleza pintoresca de sus pueblos y paisajes resulta ideal para venir a hacer algo de turismo rural y, cómo no, practicar algún tipo de actividad al aire libre. No faltan en la zona opciones de alojamiento, como campings, casas rurales, pequeños hoteles, pensiones, hostales… Si optáis por alguna de las opciones al aire libre o más naturales podéis echar una ojeada la web de campz.es, dónde encontraréis todo lo que necesitéis.

Las Hurdes cuenta con cinco municipios y concejos y hasta 43 núcleos de población, la mayoría perfectamente habilitados para este tipo de turismo.

Ríos como el Árrago, los Ángeles o el Hurdano invitan a la práctica de algunos deportes acuáticos, además de servir de excelentes piscinas naturales. Sus aguas frescas y cristalinas, rodeadas de clásicos bosques de ribera, atraen a todo tipo de turistas. A ello se le añade la posibilidad de hacer algo de senderismo, recorridos a caballo o en vehículos 4×4, bicicleta de montaña, piragüismo, kayak, etc…

Alcántara y su puente romano en Cáceres

Puente de Alcantara

Cáceres es una de esas provincias plagadas de pueblos pintorescos que invitan al turismo. Ofrece una oportunidad magnífica para todos aquellos que gustan de paseos y excursiones, rutas turísticas y otras posibilidades. Precisamente, en una de estas escapadas, hoy os invitamos a que nos acompañéis hasta Alcántara.

Esta pequeña población se halla a 65 kilómetros al noroeste de Cáceres capital, cerca ya de la frontera con Portugal. Situada junto al río Tajo, cuenta con una historia más que interesante, ya que desde siempre fue lugar de paso y motivo de encuentro de cristianos y musulmanes, además de su impronta de legado romano.

Su nombre procede del término árabe al-qantara, que significa el puente, y es sin duda el Puente de Alcántara, como veremos a continuación su símbolo y su silueta más conocida. Es el propio puente romano el que da nombre a la población, y no al revés, ya que es anterior a ella.

La Plaza Mayor de Trujillo en Cáceres

Trujillo, en la provincia de Cáceres, es una pequeña ciudad enjaezada de palacios y casonas nobiliarias. Cuando uno se aventura por estas tierras no llega a imaginar su enorme patrimonio. Pero claro, si atendemos a su historia, aquella que nos recuerda a numerosos trujillanos que, durante la época de las expediciones, se enriquecieron con el oro americano, se nos aclara un poco el hecho de ver a tan magníficos edificios por aquí reunidos.

Uno de los rincones más emblemáticos de Trujillo es su Plaza Mayor. Comenzó a diseñarse en el siglo XV y es, posiblemente, una de las plazas renacentistas españolas más interesantes en cuanto a su conjunto patrimonial. De ahí que si reserváis vuestros hoteles baratos en esta ciudad, y en cualquier punto de la provincia de Cáceres, este rincón trujillano es de visita imprescindible.

¿Qué es lo hace a esta plaza tan monumental, entonces? En primer lugar aparece dominada por la estatua ecuestre de Francisco Pizarro, uno de los hijos ilustres de Trujillo. La estatua, construida en bronce por Charles Rumsey, es tal vez de lo más moderno de la plaza, ya que fue colocada allí en 1929.

La Comarca de la Vera en Cáceres

Me quedé gratamente sorprendido con la belleza natural y paisajística de la Comarca de la Vera en Cáceres. Ya conocía el Valle del Jerte, que se halla a su lado, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de recorrer la hermosura de los pintorescos pueblos de la Vera. Una exhuberante vegetación que acompaña el discurrir silente y espumoso en algunos tramos del río Tiétar, que forma gargantas y cascadas por todo su recorrido.

Si vais a vuestro buscador de vuelos y reserváis viaje a Madrid, hay que decir que la capital de España apenas se halla a dos horas en coche de las estribaciones de esta Sierra de Gredos en la que se emplaza la Vera. Os recomiendo alquilar un coche y perderos por las carreteras de la comarca. Eso sí, tened en cuenta que son carreteras de sierra y montaña, y en algunos tramos hay que tener bastante cuidado.

La primera parada la hicimos en Jarandilla de la Vera, pueblo situado a unos 125 kilómetros al norte de Cáceres, a los pies de la Sierra de Gredos y de la provincia de Ávila. Hermoso lugar coronado por el Castillo de los Condes de Oropesa, donde vivió Carlos V en 1537, antes de retirarse a morir a Yuste. Hoy en día sus estancias acogen el Parador Nacional de Turismo, un alojamiento único e histórico.

Casar de Cáceres, auténtico pueblo extremeño

Si estamos buscando un fin de semana tranquilos, sin más desorden que la calma, la tranquilidad y la cultura, Casar de Cáceres es un bonito pueblecito situado en Cáceres (a tan sólo diez kilómetros de Cáceres ciudad) y a hora y media de cualquiera de las ofertas de vuelos que lleguen al aeropuerto de Badajoz.

Las casas de Casar de Cáceres se arremolinan en torno a la iglesia de la Asunción, del siglo XVI y bajo el inevitable vuelo de las cigüeñas, habitantes particulares y ya huéspedes normales del pueblo.

Uno de los pequeños secretos, pequeñas delicias que muchas veces el viajero echa de menos es el desayunar muy por la mañana, ya sea por insomnio o por cualquier actividad que se quiera hacer desde primera hora. Pues bien, en Casar esto no es un problema, pues como buen pueblo español, desde las seis de la mañana podremos disfrutar de un buen desayuno.

El Parador Nacional de Cáceres

Parador de Caceres

Os queremos dar hoy una recomendación para alojaros si tenéis la oportunidad de visitar una ciudad tan histórica como Cáceres. Para que incluso vuestro hotel esté imbuído en ese ambiente mágico que os encontraréis en las calles de la ciudad extremeña nada mejor que el Parador Nacional de Cáceres.

El casco antiguo de esta ciudad se halla perfectamente conservado, y muy cerca de ese centro histórico se halla el Parador. Un impresionante hotel que ha sido fruto de la rehabilitación de hasta cinco edificios contiguos, como el Palacio del Marqués de Torreorgaz y otras cuatro casas nobiliarias.

Este palacio fue construido en 1488 por Don Diego García de Ulloa, Caballero de la Orden de Santiago. Las casas nobiliarias restantes se construyeron más tarde, y hoy en día todas ellas conforman este precioso Parador de Cáceres.