El Acueducto de Segovia, maravilla de la ingeniería romana

Turismo SegoviaExtendido a lo largo de una cresta que domina la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, Segovia es una de esas ciudades que sólo podían existir en España con encanto, con innumerables monumentos y con una vibrante vida nocturna con sus ruidosos bares y restaurantes.

Para el alojamiento cercano a sus principales atracciones turísticas, el visitante puede encontrar hoteles en Segovia céntricos, para todo tipo de presupuestos, y llegar a conocer esta ciudad que en 1985, la Unesco reconoció a la Ciudad Vieja y al Acueducto como Patrimonio de la Humanidad. Y todo a una sola hora de viaje en auto desde desde Madrid.

Pedraza, pueblo amurallado en Segovia

Pedraza

Pedraza sigue siendo uno de esos pueblos a los que necesito ir para impregnarme del ambiente medieval. Para mi gusto es uno de los rincones amurallados mejor conservados de Castilla y León. Precisamente las murallas y su aspecto pétreo es lo primero que nos sorprende y nos da la bienvenida cuando llegamos a través de la carretera de Segovia.

Una leve pendiente nos sitúa en el arco de entrada al pueblo. Necesitamos muy poco ante este entorno para viajar en el tiempo hasta los siglos en los que por esta entrada podían verse a nobles y caballeros. A partir de aquí todo un camino de casas de piedra y calles estrechas y recoletas. Un laberinto de siglos y silencio el que parece perderse por la calle Matadero, que surge del arco de entrada y se adentra poco a poco en el corazón de Pedraza.

Si tenéis reservados vuestros hoteles en Segovia económicos, la excursión hasta Pedraza apenas os llevará 45 kilómetros. Su aspecto medieval y amurallado , sus casas blasonadas y su conjunto de piedra merecen muchísimo la pena. A todo esto hay que añadirle el encanto de su castillo, que domina Pedraza desde una altura imponente. El origen de la fortaleza es musulmán, aunque su aspecto actual data del XVI.

Riaza, la villa de piedra en Segovia

Riaza

Calles y edificios de piedra son los que nos esperan en Riaza. Las cumbres nevadas de Somosierra y las cimas de Ayllón son el horizonte perfecto, a modo de telones rocosos, que protegen este pequeño pueblo de la provincia de Segovia. Recorrer el laberinto de su centro histórico es perderse entre casas nobiliarias con grandes escudos en las puertas y suelos empedrados.

Riaza fue fundada en el siglo X por Gonzalo Fernández, hijo de Fernán González. Su magnífica arquitectura y su gastronomía son los pilares más activos de su faceta turística. Todo gira alrededor de la Plaza Mayor, una de las más bonitas y pintorescas que podemos encontrar en estas tierras castellanas. De estilo porticado, muy del gusto tradicional, es el corazón social de Riaza, el lugar en el que se han celebrado los eventos más importantes de la villa a lo largo de su historia.

A partir de aquí gira todo el entramado urbano del pueblo. Las calles aledañas nos llevan hasta los diferentes monumentos, entre los que hay que destacar especialmente a la Iglesia de Nuestra Señora del Manto, precisamente en uno de los extremos de la plaza. La torre renacentista de esta iglesia es la que veremos nada más llegar a Riaza. En su interior lo más representativo es la imagen de la Piedad del siglo XVII que podemos apreciar en una de las capillas laterales.

Visita las iglesias de Segovia

Tengo un amigo segoviano que siempre me habla de su tierra con orgullo. Y no es para menos de esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, empapada de arte, historia y cultura por todos sus rincones.

El legado patrimonial que nos ofrece, y no solo con la célebre imagen de su Acueducto Romano, es de un valor notable. Edificios civiles como el tremendo Alcázar, casas nobiliarias, palacios y museos convierten a Segovia en una visita más que imprescindible para nuestras escapadas. A ello le añadimos hoy sus iglesias, testigos todas ellas de un pasado común de lujo y esplendor.

Sobresale de su conjunto la Catedral de Segovia, construida en el siglo XVI, aunque no se consagró hasta el XVIII. Se erigió sobre la anterior románica, y destaca en su parte exterior por su magnífica torre y la Puerta de San Frutos, que da paso al interior. Ya dentro encontramos una gran profusión de obras de arte, pinturas y esculturas, y el Museo de la Catedral, que alberga una impresionante colección de objetos religiosos.

El Castillo de Cuéllar en Segovia

España es tierra de castillos, de antiguas fortalezas que se erigen como testigos y recuerdos de un pasado de esplendor. Sus muros agrietados han dado cobijo a mil y una historias, batallas legendarias, recios caballeros y bellas damas. Uno de esos castillos lo podemos contemplar en tierras de Segovia, en la pequeña población de Cuellár.

Apenas sesenta kilómetros separan Cuéllar de la capital segoviana. En la parte más alta de su casco viejo, como centinela de su reducto de callejuelas, se halla el Castillo de Cuéllar, construido por los Duques de Alburquerque entre los siglos XV y XVI. Declarado Bien de Interés Cultural desde 1931, gracias a sus sucesivas restauraciones se encuentra en perfecto estado de conservación. Un monumento muy a tener en cuenta para vuestras ofertas de viajes por tierras castellanas.

Aquí residieron personajes tan ilustres como Álvaro de Luna, o los reyes de Castilla, Juan I y su esposa Leonor, además del escritor José de Espronceda o Arthur Wellesley, duque de Wellington, quien se acuarteló en la fortaleza con su ejército durante la Guerra de la Independencia española.

La ruta de los castillos en Segovia

Dentro de su gran patrimonio histórico, cultural y arquitectónico, la provincia de Segovia ofrece a sus visitantes la Ruta de los Castillos.

Esta ruta compuesta por tres magníficas construcciones,  que se encuentran en lugares hermosos dominando el paisaje de la meseta segoviana, es uno de los recorridos más frecuentados por los turistas que llegan a la región.

Coca, Cuéllar y Turégano, son los tres castillos que en el pasado sirvieron de barrera fronteriza y defensiva en campo abierto, siendo además,  el núcleo de las poblaciones que se componían en el pasado con estructuras como el mercado para toda la región, los servicios, la administración de justicia y el castillo como barrera de defensa del poblado, una típica estructura de la Edad Media.

La ciudad amurallada de Segovia

Segovia es una ciudad hermosa, ubicado a sólo 90 km de Madrid. Es la capital de la provincia del mismo nombre y se encuentra entre los ríos Eresma y Clamores, a 12 km de la Sierra de Guadarrama. Segovia es una provincia de Castilla y León y su proximidad a las altas montañas da a la ciudad brinda un clima frío pero vigorizante.

Segovia tiene el apodo de “El Barco de Piedra”, debido a la ubicación de su Alcázar encaramado en las rocas que se asemeja a la proa de un barco, mientras que la torre de la Catedral aparece como su mástil.

En cuanto a los alojamientos, los hoteles en Segovia cuenta con la mejor infraestructura y catalogados en sus diversas categorías, desde alojamientos baratos a cinco estrellas. Precisamente, Ud puede encontrar las mejores ofertas de alojamientos en cualquier época del año.

El Acueducto Romano de Segovia

Acueducto de Segovia

Cuando lo tenéis frente a vosotros, después de haberlo visto tantas veces en imágenes, fotografías y televisión, no podéis por menos que pensar cómo diablos pudieron hacer todo esto los romanos. Sin duda, es una auténtica obra de arte de la ingeniería. Para colmo, después de dos mil años, aún sigue funcionando casi como el primer día. Por algo el Acueducto de Segovia es Patrimonio de la Humanidad.

Ha resistido a tormentas, terremotos y ventiscas. Todas estas hazañas elevan a este monumento en algo más que un simple acueducto a una obra maestra de la ingeniería. Lo más curioso del caso es que sus más de 20.400 bloques de piedra no están unidos con hormigón normal y corriente. No, no… Simplemente se mantienen gracias a un equilibrio de fuerzas que lo hacen vulnerable a la acción deliberada del hombre.

El Acueducto de Segovia se puede decir que nace cerca de la carretera que nos lleva hasta el espléndido Palacio de la Granja de San Ildefonso. Allí capturaba las aguas cristalinas del río Frío, en un lugar llamado la Acebeda. Sus primeros arcos son simples, y llevaban el agua de la ciudad a través de 18 kilómetros, a un lugar conocido como el Caserón. Allí, en una cisterna, el agua se depuraba, para continuar su viaje.

Segovia, monumentos y gastronomía

 Acueducto de Segovia

Una rica historia y unos hermosos monumentos hacen de esta ciudad un destino ideal para viajar. Segovia tiene innumerables atractivos que ofrecer a los turistas. Desde su famoso acueducto romano del siglo I a una gastronomía excelente, cualquiera que sea el lugar al que vayamos nos encantará.

Su acueducto es una maravilla de la arquitectura romana antigua. Domina el inicio del centro histórico de la ciudad, y a simple vista es impresionante, sobre todo por el hecho de que está perfectamente conservado a pesar de sus veinte siglos de historia. Fue construido para llevar agua a Segovia desde el río más cercano, a más de 18 kilómetros de distancia.

Muchas terrazas de restaurantes rodean la parte más alta del acueducto, y resulta muy común ver a muchos artistas pintando el propio acueducto en sus alrededores.