Segorbe, un viaje medieval en Castellón

El enclave natural en el que se encuentra el pueblo de Segorbe podríamos decir que es único. Anda como cogido por ambas manos del Parque Natural de la Serra d’Espadá a un lado, y del Parque Natural de la Serra Calderona al otro. Apenas a unos sesenta kilómetros al oeste de Castellón, Segorbe es la capital de la comarca del Alto Palancia, un rincón que, tanto en invierno como en verano, tiene muchas cosas que ofrecernos.

Si tenéis reservados vuestros hoteles en Castellón, os recomendaría una pequeña excursión hasta Segorbe. Porque además del hermoso entorno verde que la rodea, Segorbe alberga en sus entrañas un fascinante entramado medieval de arcos, torreones, castillos y callejuelas empedradas. Sería como hacer una pequeña excursión a través de los siglos hasta encontrarnos con el oasis de la Edad Media.

No en vano su centro histórico está declarado Bien de Interés Cultural por el gobierno valenciano desde el año 2000. Nuestra primera parada nos llevará hasta la Catedral de Segorbe, construida entre los siglos XIV y XVI sobre la antigua mezquita. Dentro de ella, concretamente en la zona del claustro, tenemos que visitar el Museo Catedralicio, también de gran valor y que alberga una muy interesante colección de tablas medievales.

De la catedral nos dirigimos ahora a la Iglesia de San Martín, construido a comienzos del siglo XVII. Hay en Segorbe una buena muestra de iglesias, como las de San Joaquín y Santa Ana, de finales del XVII, la Iglesia de San Pedro, levantada en el siglo XIII y que ostenta el honor de ser la más antigua de la población, o la Iglesia de Santa María.

Si seguimos paseando por Segorbe veremos algunos restos de sus antiguas murallas, entre los que destacan especialmente las torre de la Cárcel, junto al Portal de Teruel, y del Botxí, esta última situada junto al Museo Arqueológico, con la colección de piezas y objetos encontrados en Segorbe y sus alrededores desde la Edad del Bronce. Junto a estas torres hay que reconocer la belleza del Arco de la Verónica y el viejo acueducto de la ciudad, que podemos ver muy bien junto a la Torre del Botxí.

Por último hay que andar un poco para subir hasta el Castillo de la Estrella, también conocido como el de la Sopeña, y que se sitúa sobre el monte de Sopeña precisamente. De su origen como alcázar medieval apenas nos queda, y su aspecto actual puede decirse que data de las guerras carlistas del siglo XIX.

Lo que está claro es que Segorbe hoy en día es uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Castellón. Os animamos a que lo conozcáis.

Foto Vía Excursiones Costa Azahar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *