La ruta de las murallas en Badajoz

Badajoz, la antigua capital de un pequeño reino musulmán, es la ciudad más grande de Extremadura. Tiene una ubicación estratégica en la frontera con Portugal, a medio camino entre Lisboa, Madrid y Sevilla: se trata de un terreno común en el sureste de Extremadura.

Se recomienda que los turistas viajen a Badajoz durante la temporada de Carnaval donde su colorido, diversión y la adhesión de los ciudadanos y visitantes hace que el tiempo de una temporada maravillosa para visitar la ciudad por lo que es importante encontrar en la web los mejores hoteles económicos en Badajoz.

Aunque el origen de Badajoz parece que se remontan a cientos de miles de años atrás, la ciudad fue fundada en realidad cuando llegaron los árabes en 875 por Ibn Marwan, quien luchó contra la dinastía omeya por lo que  convirtió en poco tiempo una próspera ciudad floreciente. Es la ciudad más importante fundada por completo por el hispano-árabes.

De este modo, fue la capital de uno de los mayores taifas ( reinos pequeños de los musulmanes) en la Península Ibérica donde la Taifa de Badajoz jugado jugó un papel importante como centro cultural de la época, especialmente durante los Aftasies (una dinastía que gobernó el reino taifa de Badajoz).

Con el paso de los siglos se construyó un sistema abaluartado con un conjunto de fuertes, murallas, baluartes y fosos, edificados en los siglos XVII y XVIII con el objeto de proteger a esta ciudad fronteriza y que hoy es una atraccipón turística conocida como la Ruta de las Murallas de Badajoz.

Uno de estos puestos de defensa fue el Baluarte de la Trinidad que fue destruido entre los años 1811 y 1812 con motivo de la Guerra de la Independencia. En el interior, el visitante puede conocer un frondoso jardín donde se hallan las estatuas de los Cuatro Evangelistas.

Y situado al otro lado del río, se halla la Fortaleza de San Cristóbal, construida en el Siglo XVII durante la Guerra con Portugal (1640-1668) y que alojaba 12 cañones y hasta 300 fusileros. Aqui tuvo lugar la batalla del “Gevora” el 19 de febrero de 1811.

También no hay que dejar de visitar el Baluarte de Santiago, construido en el año 1765, donde el 1811 murió el General Rafael Menacho en plena batalla ante el asalto de las tropas francesas de Napoleón Bonaparte en la Guerra de la Independencia. En su memoria, allí fue edificado un obelisco de mármol con cuatro leones en 1893.

Foto Vía trianarts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *