Vilafamés, turismo de piedra en Castellón

Apenas a unos 28 kilómetros al norte de Castellón se halla uno de esos pueblos que os animaría constantemente a conocer. Se trata de Vilafamés, situado en la comarca de la Plana Alta, un enclave estupendo para venir tanto a apreciar la costa como la montaña, un destino único para los meses de invierno y de verano.

Si tenéis reservados vuestros hoteles en Castellón, os animo a pasaros por Vilafamés. Me llamó la atención al verlo en un folleto de la oficina de turismo que lo definía como un pueblo que podría haber sido diseñado por Walt Disney. Siendo esto así, a uno le entra un poco la curiosidad por visitarlo, ¿verdad?.

Vilafamés nos recibe ya desde la distancia, con su castillo del siglo XIII encaramado sobre una colina. A sus pies crece un enjambre de casas blancas, una laberinto de estreclas y sinuosas callejuelas de piedra, que alberga la Roca Grossa, uno de los símbolos de Vilafamés. Se trata de una montaña de piedra de color rojizo de la que, cuenta la leyenda, al tocarla hay que pronunciar tres deseos para que al menos uno se cumpla.

La parte más antigua de Vilafamés es precisamente la que corre a los pies del castillo. Las pequeñas casas y callejuelas van buscando con la mirada la Iglesia de la Sangre, construida en el siglo XIII, aunque reconstruida en el XVII. Fijaros si es esta la parte antigua que, la calle Cuarticho que rodea la iglesia es una de las más antiguas de todo Vilafamés. Me resulta especialmente encantadora esta zona del pueblo, totalmente empedrada y medieval. Ni que decir tiene que las vistas que ofrece la colina en la que se halla el castillo son cuanto menos magníficas.

Además de vistas hermosas, castillos y calles medievales empederadas, Vilafamés conserva en el Palau de Batle, construido en el siglo XIV, una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de la región. Allí podéis ver más de 400 obras, entre esculturas, pinturas y grabados de artistas del siglo XX. Una visita que se antoja totalmente imprescindible.

Paseando por Vilafamés encontraremos la Iglesia de la Asunción, construida en el siglo XVI, y muchos recovecos empedrados que son el verdadero encanto de esta población. Si tenéis la oportunidad este verano de pasaros por Castellón, no olvidaros de salir un poco del turismo de piscina, hotel y playa y hacer una pequeña excursión a Vilafamés. Creo que no os iréis arrepentidos.

Foto Vía Foro Ciudad Castellón

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *