Formentera, el último paraíso del Mediterráneo

Formentera es una isla muy tranquila, sin aeropuero, con mucho sol, playas y en soledad, ya convertida en uno de los destinos para las vacaciones de fin de año y que puede conocerse a través de Rumbo.es, la mejor alternativa para encontrar las ofertas de alojamientos y vuelos de temporada.

Es una isla mediterránea que forma parte del archipiélago Balear, ubicada al sur de la isla de Ibiza donde la mayoría de su población es italiana y cuyo turismo ha estado creciendo rápidamente en vista que los visitantes se sienten atraídos por la naturaleza de las playas y de las condiciones climáticas también. Este entorno realmente garantiza la relajación y la recreación.

Un detalle es que ésta isla es conocida como el último paraíso del Mediterráneo al saber conjugar el turismo con la protección del medio ambiente al que sólo se llega en barco desde Ibiza donde el turista puede disfrutar sus más de 20 km de playas de arena blancas y aguas cristalinas que recuerdan a las del Caribe.

Para ser una pequeña isla de Formentera tiene una larga historia. Se sabe que las primera presencia humana en la isla data de la Edad de Bronce al descubrirse en 1974 el sepulcro megalítico de Ca na Costa, construido entre el año 1900 y 1600 A.C., unos mil años antes que llegaran los fenicios en Ibiza.

Formentera también tiene museos atractivos culturales e históricos, castillos, iglesias hermosas del siglo 17 y  galerías de arte. Las atracciones más populares son la capilla del siglo 18 de San Francesc Xavier, algunas torres de vigilancia, varios sitios megalíticos y hasta una calzada romana.

Cabe anotar que Cap de Bárbara y Far de la Mola son dos de las zonas más bonitas de la isla, el que está en el lado occidental de la isla y el otro está en el lado oriental.  Y cuando hablamos de algunas playas populares en el mundo hay que pensar en Es Trucadors, parte de una penísnulsa con la vecina isla con la isla de Esplamador rodeado de deslumbrantes playas de arena blanca y agua azul y cristalina.

Este entorno realmente garantiza la relajación y la recreación donde viene la gente que quiere disfrutar de este maravilloso paisaje. Lo cierto es que los turistas están tan entusiasmados de esta isla, no sólo de la belleza natural sino del estilo de vida sencillo y saludable como andar en bicicleta o caminar a lo largo de los carriles bici excelentes y bien marcados senderos.

Sin duda que hay que sentir la belleza de Formentera, un paraíso cumplido con la felicidad, la paz y la armonía, un verdadero bálsamo natural para el alma y el espíritu.

Foto Vía tourist-destinations

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *