Fin de Año en Madrid

En España, el 31 de diciembre es una fiesta muy especial, donde la diversión y la fiesta va de la mano hasta bien entrada la madrugada. Si se tienen la suerte de estar en Madrid, entonces es la oportunidad de celebrar la víspera de Año Nuevo en la capital española.

En este sentido, los vuelos con EasyJet en Rumbo es la mejor opción de encontrar las majeores ofertas de vuelos para llegar sin contratiempos a Madrid para el disfrute de ésta fiesta en la Puerta del Sol que se convierte en el epicentro de la víspera de Año Nuevo para toda España.

Allí, miles de personas de todo el mundo llenan la plaza el 31 de diciembre, listos para recibir el Año Nuevo y comer las uvas de la suerte, luego que el reloj del edificio de la Real Casa de Correos anuncie con sus campanadas la llegada del nuevo calendario.

Y es entonces en que la plaza se convierte en una gran fiesta con un ambiente fantástico. Hay confeti y serpentinas en todas partes, música, petardos y trompetas, gente vestida con pelucas, sombreros y máscaras; y, sobre todo, todo el mundo está eufórico abrazándose los unos a los otros.

No debe llamar la atención del visitante que esté rodeado de uvas la noche del 31 de diciembre. Y es que España es el único lugar con una tradición que consiste en comer uvas. Hay varias teorías sobre el origen de esta costumbre, pero el más favorecido por los españoles pone el nacimiento de la tradición en 1909.

Fue cuando los productores de vino tuvieron un exceso de uvas que decidieron compartir sus frutos con todo el mundo, lo que sugiere que comer las uvas en Nochevieja traería buena suerte. Un siglo más tarde, el éxito de esta campaña inusual es aún evidente, ya que la gente de toda España come doce uvas, símbolo de buena suerte para cada uno de los doce meses del año.

Y estando en la Puerta del Sol, no pasa desapercibido el reloj de la Real Casa de Correos que fue hecha y donada por José Rodríguez Losada e inaugurado por la reina Isabel II el 19 de noviembre de 1866.

Durante muchos años, este reloj fue usado como estándar en el país el tiempo oficial, por lo que es lógico que debe ser el que suene en el Año Nuevo. ¡Y no hay nada mejor que estar allí en persona para el evento!

Los sonidos y los movimientos de la medianoche del reloj llamativo el 31 de diciembre es un ritual televisado. Unos segundos antes de 12am, la bola en la parte superior de la torre cae, acompañado por los sonidos del carillón y las doce campanadas que es la señal para empezar a comer las 12 uvas.

Por otra parte, los mejores clubes de la ciudad se llena de visitantes ávidos de disfrutar de una madrugada rodeado de un ambiente agradable, buena música y el espíritu del Nuevo Año. También hay muchos hoteles y restaurantes que organizan celebraciones incluyendo un menú especial para la cena, las uvas, el baile y el entretenimiento.

Al día siguiente, día de Año Nuevo, el visitante puede tomarlo con calma : las tiendas están cerradas y la mayoría de los bares y restaurantes también. Hay que aprovechar al máximo el día para dar un paseo por la ciudad que también es muy agradable, porque las calles no están muy ocupados. Los parques son también un plan ideal para ese día comoel Parque del Retiro es uno de los muchos jardines se pueden visitar.

O, en todo caso, visitar los Chocolatería San Ginés con el fin de calmar los retortijones de hambre con unos deliciosos churros de chocolate que es toda una tradición en ésta temporada.

Está ubicado en una calle muy pequeña llamada Pasadizo de San Ginés, junto a la Iglesia de San Ginés, cerca de la Puerta del Sol y justo a la vuelta de la esquina de la calle Arenal.

Foto Vía spainisculture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>