Camaleño, a los pies de los Picos de Europa

Camaleño

Nos llevó a Camaleño el hecho de estar a los pies del Parque Nacional de los Picos de Europa. Sin embargo es de esos lugares a los que vas con una pequeña idea y vuelves lleno de sensaciones. La imponente presencia de sus paisajes y el sabor de su gastronomía e historia aún reverdecen buenos recuerdos.

Os recomiendo ir a vuestro alquiler de coches baratos para llegar hasta Camaleño. Este pueblo cántabro se encuentra en la comarca de Liébana, a 115 kilómetros de Santander, muy cerquita ya de la frontera con Asturias. El intenso verde que nos rodea es solo una premonición de lo que nos espera.

En Camaleño se vive de forma muy relajada. Sus gentes se dedican principalmente a la ganadería y la agricultura, ofreciendo productos realmente exquisitos, como los Quesucos de Liébana, que tienen incluso su propia Denominación de Origen, o el famoso orujo lebaniego.

Del patrimonio de Camaleño hay que destacar especialmente el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, apenas a cinco kilómetros del pueblo. Junto con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela es uno de los cuatro lugares santos del mundo en el que se puede ganar el Jubileo.

Aquí vivió y murió el Beato de Liébana, de ahí su nombre, aunque el interés de los peregrinos radica especialmente en la reliquia que se conserva en el interior de la iglesia. Se trata del Lignum Crucis, un pequeño fragmento de la Cruz de Cristo, que se puede contemplar en la capilla del mismo nombre.

Precisamente la ruta desde Camaleño hasta Santo Toribio es una de las que se puede organizar desde el pueblo. Junto a esta hay muchas más, como el Camino de Valdebaró, el Camino de Aliva, la ruta que lleva a la Cascada de Somo, la de los Puertos de Pembes y la que se adentra ya en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

De esta última os recomiendo la que lleva hasta Fuente Dé, una pequeña localidad situada 15 kilómetros al oeste de Camaleño. Resulta una grata experiencia subir en el Teleférico de Fuente Dé hasta el Mirador del Cable para disfrutar de unas vistas panorámicas impresionantes.

Para los amantes del turismo rural, Camaleño es un enclave fascinante. Ideal para los que buscan paz y tranquilidad o para los que quieren algo de aventura, naturaleza y deporte. Cualquier época del año es buena para sentirse en pleno corazón de los Picos de Europa.

Foto Vía Espinama

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *